domingo, 25 de abril de 2021

Fomento, Reales órdenes


 Copyright foto: Colección Particular Pérez de la Cerda
Fomento.- Reales ordenes disponiendo se adquieran 1.800 ejemplares de la obra titulada Meditación ante unas ruinas, por D. José Velarde, y 180 ejemplares de la titulada El año político, por D. Fernando Soldevilla, con destino a bibliotecas públicas

1900/02/24 La Correspondencia de España

martes, 20 de abril de 2021

Velarde en Córdoba

Copyright foto: Colección Particular Pérez de la Cerda

Notable Poeta .-  Se encuentra en esta capital, donde piensa detenerse unos días, el laureado poeta sevillano, residente en Madrid, don José Velarde, autor de los inspirados poemas “Fray Juan” y “ Fernando de Laredo” que mucho enaltecieron la alta reputación que le ha colocado ya entre nuestros primeros vates. Es el Señor Velarde poeta de lozana fantasía y sin rival en la descriptiva. Le saludamos cordialmente desde nuestras columnas, y deseamos que aliente su brillante numen las hermosas perspectivas de nuastro suelo, muy fecundo en bellezas y tradiciones.
Diario de Córdoba de comercio, industria, administración, noticias y avisos Año XXXV Número 10263 - 1884 abril 25

jueves, 15 de abril de 2021

La España Moderna

Otro poeta joven figura en primer término entre los contemporáneos. José Velarde versifica
con elegante facilidad, y aunque el asunto de sus composiciones es limitado, porque no pinta ni describe sino escenas campestres y paisajes; en esto es tan grande y maravilloso, que bastan las producciones que ya tiene publicadas para
asegurarle preferente y distinguido puesto en la posteridad.
El Sr. Velarde posee el idioma castellano en toda su extensión. La riqueza  de su vocabulario es infinita, y un gusto supremo para elegir los mas adecuados hacen de sus páginas verdadera acuarela. Más que la palabra que indica el color, es el color mismo io que Velarde pone bajo el tipo de su pluma.
 Su poema alegría es una de las mejores pruebas, y un a modo de síntesis de las condiciones distintas que palpitan en el espíritu del vate. Admirador de la naturaleza andaluza en que se ha criado, entusiasta paladín de sus méritos, se prosterna como ante un altar ante un jardín : las flores son para él como divinidades que merecen el holocausto, y ante las que, en nombre de la religión a lo bello , hay que descubrir la cabeza.
Tiene Alegría escenas en que admirablemente se representa la naturaleza en diversos estados y situaciones: ya es el verano con sus rigores meridionales, cuando la era se halla llena de mies, que cruje  bajo la planta y brilla como si fuera
oro. Velarde describe el girara monótono y lento del trillo, que va separando la espiga de la paja; hace danzar ante los ojos del lector la brizna dorada que, a impulsos del aire, flotan en el espacio; y en medio de esta atmósfera luminosa se destacan las siluetas vigorosas de los gañanes andaluces, de negros ojos, alta estatura y esbelto talle; el paso tardo del buey que arrastra el trillo; el alegre paso castellano; el caballo del aperador , que llega con el
avío de la semana y las anchas alforjas; la noche misteriosa y estrellada en que aquellos labriegos entonan al compás de las guitarras las endechas de amor; el amanecer con sus tintas rosadas y pálidas, y la aparición del sol, astro refulgente y poderosísimo, que inunda de rayos el espacio y vierte sobre Andalucía sus torrentes de oro derretido, son otros tantos asuntos para Velarde, que retrata, no sólo las grandes síntesis de la naturaleza, sino que, con amor especialísimo, con vehemencia apasionada, va añadiendo detalle a detalle, y pintando con pacienzudo y colorista pincel aquello que ha visto en su juventud.
“Mon verre est trés petit,
Mais je bois dans mon verre.”
Así dijo Alfredo de Musset en una de sus inspiraciones mas espontaneas y admirables. En efecto: muy pequeño es el vaso en que bebe Velarde, pero es del más fino cristal, y llénale el liquido dorado de las bodegas jerezanas, que nació, sin duda, un día en que el sol se metió a cosechero de vinos; y así el liquido que saborea el vate, como la refulgente copita de cristal que lleva a sus labios, son tan suyos, tan propios, tan personales, que no podría pasar a otras manos sin romperse y derramase.
Estos poetas, que, no por falta de inspiración, se circunscriben a un asunto y eternamente lo están sintiendo, son en el arte de la literatura lo que el especialista en la ciencia: en fuerza de examinar siempre iguales escenas y personajes semejantes, la atención produce un aumento de las cualidades perceptivas, que hace que los ojos del escritor penetren a través de la materia en el fondo de las cosas y extraigan de ese fondo la quinta esencia maravillosa del arte. Es más: la grandeza del asunto no tiene nada que ver con la grandeza
artística de la obra. Tal poeta, entonando sus himnos de triunfo y recordando las proezas de Alejandro Macedón, acaso no acierte sino a producir insignificante e insustancial fárrago rimado. En cambio, otro poeta, cantando las desdichas de un niño ciego y huérfano, que ni tuvo nombre en la sociedad ni fatigó jamás a la historia con los hechos de su triste y corta vida, eterniza la propia inspiración, dejándola perdurablemente arraigada en el corazón de los lectores. Así como el arquitecto vulgar que construye edificios modernos morirá con sus obras y nadie tendrá curiosidad en saber cómo se llamaba, así también el artífice prodigioso que esculpió un sepulcro como el del cardenal Talavera de Toledo, tanto vivirá en la imaginación de las gentes cuanto viva el sepulcro mismo, y aún después que las ruines anonaden, en la historia de las artes figurará con excelsos resplandores su apellido.

jueves, 8 de abril de 2021

Inauguración del Circulo Nacional de la Juventud

Copyright foto: Colección Particular Pérez de la Cerda

Circulo Nacional de la Juventud
Galantemente invitados por la Junta de Administración, asistimos el martes último al banquete con que se celebró la inauguración de dicha sociedad.
Representada en él las ciencias, las artes y la literatura, y casi todos los periódicos madrileños, reinó la más cordial fraternidad, y el más expansivo entusiasmo.
Después de los inspirados brindis de los Sres. Moreno Nieto, Nuñez de Arce, Fernandez y Gonzalez (D. Modesto) y Serrano, leyéronse béllisimas composiciones por los Sres. Velarde, Nuñez de Arce, Blanco, Solsona y Chaves, las que, gracias a la galantería de sus autores, tenemos el gusto de publicar en el número de hoy, por el orden que fueron leída.

domingo, 28 de marzo de 2021

Discurso de Luis Montoto y Rautenstrauch


Campoamor, Nuñez de Arce y Bécquer reflejan y compendian la tendencia de la lirica española en los momentos que alcanzamos. Son los maestros de la juventud, y por la fuerza de su talento se impone como modelos. Pero lo mejor de todos ellos es lo individual, lo propio, lo que no puede ser imitado.
Fuera injusto con la juventud que cultiva con entusiasmo la Poesía, si no consignase algunos nombres que tal vez mañana serán timbres de gloria de las patrias letras.
Antonio Fernández Grilo y José Velarde son los representantes más autorizados de esa juventud ganosa de lauros y émula de nuestras celebridades poéticas. Uno y otro, sin negar la conquista de la edad presente, parece como que vuelven sus ojos a lo pasado, o, cuando menos, que temeroso de las luchas del siglo, para cantar los goces y la paz de la familia, se encierran en el recinto amurallado del hogar domestico. Uno y otro gustan, como Garcilaso y Meléndez, como gustó el Mtro. Fr. Luis de León, de la soledad y del apartamiento del mundo.
Velarde ama la naturaleza: sus poemas, mas épicos que líricos, abundan en descripciones
inimitables.Fray Juan y Fernando de Laredo acusan –el sentimiento del color- como dicen los pintores. Grilo, incorrecto e incoherente, es fácil y sentido, ya en sus discreteos amorosos, ya en sus meditaciones un tanto religiosas.  

viernes, 12 de marzo de 2021

Presentación de respeto a S.M. la Reina

 Copyright foto: Colección Particular Pérez de la Cerda
Han presentado hoy sus respetos a su majestad la reina el duque de Tetuan, el marqués de la Rambla, el diputado don Joaquín Fiol, el barón de Meer y D. José Velarde



 La Correspondencia de España : diario universal de noticias: Año XXXIX Número 10927 - 1888 febrero 21

miércoles, 3 de marzo de 2021

Velarde poema

Copyright foto: Colección Particular Pérez de la Cerda
En Burgos recuerdo de esta ciudad insigne por Balaguer 1824 - 1901 

lunes, 22 de febrero de 2021

Certificado de defunción


Foto del panteón donde esta enterrado Velarde en el cementerio de la Almudena (Madrid)

Cementerio de la Almudena
Madrid

CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN

NUMERO 318

JOSÉ VELARDE YUSTI

En la villa de Madrid a las doce y cuarto de la tarde del día veinte y tres de Febrero de mil ochocientos noventa y dos: ante el Señor Don Antonio Cubillo y Munio Juez Municipal del distrito de Buenavista de la misma y don Juan Morleón y Soto Secretario, compareció Don Manuel Rancaño y Requejo natural de esta villa mayor de edad, casado, jornalero, domiciliado en la calle de Ministriles numero cinco cuarto segundo, según cédula de undécima clase que exhibe y recoge manifestando que Don José Velarde Yusti: natural de Conil provincia de Cádiz de cuarenta y tres años de edad casado, escritor domiciliado en la calle de Jorge Juan numero cinco cuarto bajo falleció en el mismo a las siete de la noche de ayer a consecuencia de insuficiencia mitral de lo cual daba parte autorizado por un vecino del finado.

En vista de esta manifestación y de las certificaciones facultativas presentadas el Señor Juez dispuso se extendiese este acta consignándose las circunstancias siguientes

Que estaba casado con doña Lucía de Castro Hernández Pinzón, domiciliada en la casa mortuoria de cuyo matrimonio deja siete hijos llamados, Dolores, Lucía, Agustín, Alfonso, José, Patrocinio, y Rafaela

Que era hijo de don Agustín y de Doña Dolores, aquel difunto

Que se ignora si otorga testamento y que su cadáver se le había de dar sepultura en el Cementerio Católico de esta

Presenciaron esta inscripción los testigos Don Raimundo Casal y Bonberto natural de Monforte provincia de Lugo casado, domiciliado San Bernardino nueve y Don Rafael Zarauz y Cánovas natural de Lorca provincia de Murcia soltero domiciliado Madera treinta y tres mayores de edad, empleados
Leída este acta la hallan conforme se sella y firman con el Señor Juez certifico

D. Antonio Cubillo Raimundo Casal
Rafael Zarauz Manuel Rancaño
Juan Morleón