jueves, 27 de octubre de 2016

1ª Carta de Agustín hijo de Velarde a Luis Montoto

Señor Don Luis Montoto.
          Mi respetable y distinguido amigo: Por encargo de mi madre a Viuda de poeta Velarde le pongo estos renglones, pues ella no puede hacerlo porque lleva tres meses bastante delicada de salud, para rogarle muy encarecidamente tenga la bondad de decirnos si tiene terminado el trabajo sobre la biografía de mi padre (q.e.p.d.)
          Como hace bastantes meses que se le remitió a V. cuantos datos reunimos para ello y nada ha contestado, nos permitimos ponerle esta carta.
          Mucho le agradeceremos a V. tenga la bondad de hacerlo cuanto antes pues no falta nada mas que eso para hacer la nueva edición completa que ya tenemos preparada.
          Perdone las molestias que le ocasionamos y que solo hacemos fundados en la buena y verdadera amistad que le unía con mi padre y V. sabe que puede contar incondicionalmente con su afmo. amigo y admirador

Agustín Velarde y Castro
9-Enero-913
S/C. Madera-29 pral -Madrid-

miércoles, 31 de agosto de 2016

El último beso


Carrillo del pozo en c/ Hospital

AL EMINENTE PINTOR SEVILLANO DON JOSÉ VILLEGAS

INTRODUCCIÓN


Cuando el pesar me acongoja,
O la duda me atormenta,
O en mi corazón la envidia
Hiel escupe y le envenena,

En vez de romper en llanto,
En invectivas o en quejas,
Me refugio en mis memorias
O en mis sueños de poeta.

domingo, 3 de julio de 2016

A mi amigo el poeta José Velarde

Juan Pedro Narvaez
A mi amigo el poeta José Velarde

Feliz te escribo, de mi dicha cierto,
Al arribar, al fin, ¡Oh dulce amigo!
Del santo hogar al suspirado puerto.

En él mi suerte está; yo lo bendigo:
¡Bien hallada la costa que me espera
Brindándome al llegar calma y abrigo,

Para formar mi nido en su ribera,
Como el ave en la selva florecida,
Al lado de mi dulce compañera,

Ya tiene empleo mi agitada vida
En la paz de este hogar; paz venturosa,
Cuanto más ignorada, más querida;

Donde el cansado espíritu reposa
Sin la sed de ambición rebelde y brava
Que en la lucha del siglo nos acosa.

Rompa el orgullo del deber la traba
Y arrastre al hombre con soberbio anhelo
Por una senda , del error esclava,

Virtudes Roldan Muñoz

Poesía a José Velarde.


Escribir a un gran poeta

No es nada inteligente,

Es un error que se comete

Muy frecuentemente.

Escribir a contra reloj

Cuando los versos de Velarde

Juegan al corro en mis sienes,

No dejan a la razón 

escribir a quien bien merece.

Velarde no quiso

Maletín ni bisturí,

El prefirió la pluma de escritor

Y perderse en las palabras.




martes, 21 de junio de 2016

Alegría (Completa)

AL INSIGNE ESCRITOR
D. ANTONIO CÁNOVAS DEL CASTILLO

INTRODUCCIÓN

La Marcha                        
Se publicó en La Ilustración Española y Americana el 30 de octubre de 1886
I

Tanto la carretera polvorosa
por el llano a lo lejos se alargaba,
que, más que a pie, se hacia fatigosa
al ánimo de aquel que la miraba.
- ¡Adelante, muchachos, adelante! _
Caminando por ella, repetía,
volviendo atrás la cara, un comandante
al medio batallón que le seguía,
despeado y el pecho jadeante.

II

Ni un árbol, ni una fuente
que alivien del soldado la jornada
en aquella marisma, solamente
de sosas y de almajos salpicada.
En vano buscan los heridos ojos
donde llevar la vista fatigada;
sólo la animan los flamencos rojos
que al paso de la tropa se alzan luego,
y a la laguna salitrosa parten,
semejando al volar cruces de fuego.


martes, 17 de mayo de 2016

Homenaje a José Velarde por Jose Luis Rubio


En el mismo lugar
                                          a José Velarde

En esta arena donde mis huellas
juegan con las olas, hace tiempo,
mucho tiempo, alguien llamado José
hizo castillos de versos y bañó
sus palabras inquietas en el mar.

Igual que yo vió el arcoiris
besar las blancas casas de un
pueblo pequeño y silencioso
y contempló el monótono caer
de la lluvia en los tristes
y solitarios días invernales.

Quizá algun día de primavera
recorrió en una barca el río Salado
o se perdió en el pinar del Colorado
llenando de aire puro sus pulmones.

Pero un día, un día cualquiera,
de cualquier año, se marchó de Conil,
lleno todo él de un pequeño pueblo
marinero que cada noche, en las sombras,
besa unos labios inmoviles y húmedos.

Cien años después, en este mismo lugar,
estos versos inseguros e imperfectos
quieren rendirle homenaje recordando
que "de la muerte", de su muerte,
"han surgido fecundos gérmenes de vida".

Jose Luis Rubio

viernes, 13 de mayo de 2016

Las sabias palabras de Marta Palenque

En este enlace  de Radio Juventud de Conil se puede escuchar las palabras de la Profesora de la Universidad de Sevilla Marta Palenque, en el día de la presentación del libro Poemas, de José Velarde
P.D.
Gracias a Diego y Pepi de Radio Juventud de Conil

martes, 3 de mayo de 2016

sábado, 30 de abril de 2016

Concha Gorostiza Dapena


A JOSÉ VELARDE.
Precursor del realismo en la poesía

Se te rompió el corazón un 22 de febrero.
Te llevaste un gran bagaje de poemas y de versos. 

Te había alumbrado el radiante sol
de un humilde pueblito pesquero
donde quisieron las musas
que tus ojos a la luz se abrieran,
y bailasen tus cabellos
con las brisas marineras.

Médico te hicieron por seguir
la carrera familiar,
pero en tu alma llevabas
miles de bellas palabras
que erudito supiste ordenar….
….contando tantas historias
como olas tiene el mar.

Con el fardo de las letras
al foro de la cultura
te marchaste sin dudar.
Algunos no te entendieron,
pues tu estilo se alejaba
de lo que la época esperaba.

Fuiste un revolucionario
en tus rimas realistas,
admirado por poetas
y también lo hicieron los prosistas.
Siendo bardo precursor
de los trovadores actuales.

Incansable día y noche escribías,
y a numerosas tertulias acudías,
pero a tu magra bolsa no asomaban los reales.


No hubo suerte, y gracias
a amigos y mecenas
a la esposa y larga prole,
(porque a si mismo fuiste fecundo al amar)
a veces pudiste alimentar.

Miseria, penas y amargas lágrimas
con gran tristeza derramadas.
Lágrimas que quizás te consolaban
porque al llegar hasta tus labios
y tu lengua al acariciar la sal que en ellos quedaba,
el sabor de tu conileño mar te recordaba.

Tu nombre y obras se exhiben con claro orgullo
en museos, academias y ateneos.
Y aún en la biblioteca real
guardan más de un ejemplar.

Aquí en Conil, tu pueblo, por siempre nos va a quedar
la esencia de gran poeta, que nadie se puede llevar.


Concha Gorostiza Dapena
Derechos reservados
Conil, 22 de abril de 2016

viernes, 29 de abril de 2016

Momento Homo


¡Ah, cuánto nombre de grandeza vana
que se creyó inmortal, desvanecido,
al extinguir el último tañido
con que anuncia la muerte la campana!

¡Cuánto magnate de hoy, polvo mañana
que barrerá la mano del olvido,
como barre el Simoun embravecido
la huella de perdida caravana!

¿Qué gloria, qué poder que no sucumba?
Cuanto más alto el muro, menos fuerte
y con mayor estruendo se derrumba.

Todo al fin, en cenizas se convierte
y a todos deja iguales en la tumba
el nivel del olvido y de la muerte.

Conil (Cádiz). 1849 - Madrid. 1892

Poeta y estudiante de Medicina

Enlace a la biblioteca virtual Miguel de Cervantes sonetos del siglo XIX editados por Ramón García Gonzalez

jueves, 28 de abril de 2016

Carmen Perez Martel


HOMENAJE A JOSE VELARDE
Las  calles quedaron desoladas por tu ausencia.
Tus juegos, tus risas, se perdieron en el tiempo.
Aunque te fuiste muy pequeño te embriagó  el encanto de este pueblo.
Esos recuerdos de niñez recorriendo las playas, los campos, ”rincones de ensueño”.
Permanecieron para siempre en tu mente y fueron fuente de inspiración reflejándolo en bellos textos, que hoy queremos recordar para que tus rimas vuelvan a recorrer las calles como en aquellos tiempos; adentrándose como un hilillo al viento desde la torre, a la iglesia,
saltando por los techos de las  casas blancas,
planeando entre los pinos y bañándose en el mar
y así   renaciendo  el recuerdo del hijo que vuelve a su tierra
a través de la  pluma, encarnada en poesía y rimas infinitas,
recitadas con mesura para que sus gentes recuerden a un poeta que fue Conileño
y no olvidó reflejar en su obra a Mergablo como su pueblo.

martes, 26 de abril de 2016

Presentación del libro Poemas


 Marta Palenque, (Prf. de la Univ. de Sevilla), Juan M.Bermúdez, (Alcalde de Conil), Jose L. Rubio, (Coordinador de la Revista Azahar)
 Pepe Gil y Marta Palenque autora de la recopilación de las cartas de Zorrilla a Velarde.
 Grupo de lectoras del acto de presentacíon

 Pepe Gil, José Luis Rubio, Marta Palenque, Juan M. Bermúdez

lunes, 25 de abril de 2016

Loli Brenes Rodriguez


A   JOSÉ  VELARDE.

Dedicada a un poeta
 en Conil hay una calle,  
y algunos se preguntaban:
¿quién era José Velarde?

Naciste en un pueblo blanco
donde te besaban las olas,
y en la orilla con el Sol
¡brillaban las conchas y caracolas!

Tu llanto cuando naciste
despertaron los geranios,
y las rosas y claveles
por tanguillo le cantaron.

En la Torre de Guzmán,
las golondrinas alborotada volaban,
al escuchar ese niño
que sus versos le cantaba.

En el cielo caminando
con su pluma y papel,  escribiendo
sus poemas al pueblo
que lo vio nacer.

Al  vivir lejos de aquí
tu pueblo nunca olvidaste,
porque naciste... aquí
¡poeta José  Velarde!

LOLI  BRENES RODRÍGUEZ.

sábado, 19 de marzo de 2016

La Odalisca

Castilnovo (Gabriel de la Riva)
La Odalisca

El caudillo abencerraje,
del rey favorito y deudo,
a orillas del Darro tiene
un alcázar tan soberbio

que la misma Alhambra envidia
sus mármoles y arabescos,
esmaltes y entalladura,
techumbres y pavimentos.

Mas si en artesones de oro,
atauriques pintorescos
y resaltadas cornisas
son ricos los aposentos,

nada igual a los jardines,
que hacen pensar en el cielo
con sus fuentes de mosaicos,
kioskos y baños turquescos

albercas y surtidores,
Arriates de azulejos,
laberintos de arrayanes
y bosques y limoneros.

En una noche de estío,
de esas de dulce misterio,
en que al amor y al reposo
convidan al mismo tiempo

del ruiseñor las querellas,
de las flores el incienso,
las miradas de los astros
y los suspiros del viento,

la mora espera a su amante,
perdida la mente en sueño,
en un pabellón morisco
de enredaderas cubierto.

Echada está en alcatifas
y almohadones damascenos;
lleva brial y seda jalde,
de perlas bordado el velo,

ajorcas de filigrana,
sandalias persas de cuero,
y un abanico de plumas
de pájaros del desierto.

Ya a una blanca margarita
pide nuevas de su dueño;
ya las hojas de una rosa
en su frente va rompiendo;

rosa que, con ser su hermana,
tiene amarguísimos celos
del color de sus mejillas
y el aroma de su aliento.

Una red de sirgo y perlas
aprisiona sus cabellos,
que si fueran desatados,
arastráran por el suelo,

y, al mirar, abrasarían
sus rasgados ojos negros,
si las sedosas pestañas
no templasen sus destellos.

Rojos y húmedos labios
y a la sonrisa entreabiertos,
cuando los cierra, parece
que van a estallar en besos,

y si sueña con amores,
toma su mórbido seno
del ala de la paloma
el vivo estremecimiento.

Tiene el candor de la niña,
de la mujer el despejo,
de una reina la arrogancia,
y de la heroína el denuedo.

Si la miran, se sonroja
cual brasa que aviva el viento;
si la ofenden, ruge altiva
o abruma con su desprecio;

y su corazón se mueve
a todos los sentimientos,
a los que surgen del mundo
y a los que bajan del cielo,

como junco de ribera
al que estremecen a un tiempo
la brisa que va volando
y el agua que va corriendo.

José Velarde

Fragmento de una leyenda inédita que, ilustrada por el Sr. Pellicer, publicará en breve la casa editorial barcelonesa de los Sres. Espasa y Compañía

jueves, 28 de enero de 2016

Diario de Cádiz 1917


DIARIO DE CÁDIZ MARTES 10 DE JULIO DE 1917
CONIL

Notillas inarmónicas

Programa Cine Moreno año 1953
Aquel barracón de madera con techo de muselina, que denominó su dueño rotundamente Cine Moreno, por aquello de que en la capital existe uno que se llama Cine Escudero; aquel teatrillo diminuto donde tuvimos el gusto de admirar las dotes de cancionista de Pilar García, después de haber visto desfilar por su escenario tanto y tanto molusco con pretensiones de artista, que nos estaba haciendo ya renegar de Euterpe y de Talía, de Terpsícore y hasta del mismísimo tonante Júpiter, que no sabemos para cuando guardaba sus rayos aniquiladores; aquel saloncillo presuntuoso en el que hubo noches que hubiéramos preferido hallarnos haciéndole compañía al dios Vulcano, en las profundidades del Etna, donde tal vez hubiésemos estado con mucha menos calor y con más comodidad; aquel teatrillo, repetimos, contra el que no protestamos en toda regla porque lo considerábamos como el primer paso que se daba en esta villa en el terreno del arte, desapareció para siempre, y mirando hacia el sitio donde se asentaba halla la vista el consuelo del verdor de los arbolitos de la Huerta Primera, la visión agradable de un trozo de campiña y allá a lo lejos, como un bello rompimiento de gloria, el azul intenso del mar Atlante.

Actuaciones
Mas si no se hubiese levantado, en otro sitio, y en mejores condiciones, otro nuevo teatro, nuestra pena sería inconsolable; pues un teatro en un pueblo, por muy malo que sea, es para las almas que perecen de sed de ilusión como una fuente cristalina en medio del desierto.