jueves, 24 de diciembre de 2015

El Nacimiento


La tarde de navidad,
Un niño, envuelto en andrajos,
Corría con ansiedad
Por trochas y por atajos
Camino de la ciudad.

Pero la noche cerró
De repente tan oscura,
Que en el monte se perdió,
Y medroso, a la ventura,
Caminando prosiguió.

Cuando ya desfallecía,
Una luz que vio a lo lejos
Le infundió más alegría
Que los rosados reflejos
Que anuncian el nuevo día.

En ella fijo los ojos,
Por el llanto acerbo rojos,
Aligeró el paso breve
Por entre zarzas y abrojos
Que iba bordando la nieve.

Y después de caminar
Tan veloz como un anhelo,
En una casa fue a dar,
Y el triste creyó llegar
A los umbrales del cielo.

De la casa en lo interior
Resonaban a la vez
La zambomba, el almirez,
La guitarra y el tambor.

viernes, 19 de junio de 2015

Demetrio Velarde

Rota y Agosto 2 de 1842

Contestada en 6 septiembre

Querido Demetrio por las tuyas que he recibido, veo con gusto sigues bueno, que Paquita salió con felicidad y tienes otra niña, y por la que he recibido del 22 del pasado, me dices estas en tu nuevo destino, que aguardabas a las familia, deseo hayan llegado con felicidad y se encuentren ustedes gustoso en el nuevo destino y país.
Yo estoy disgustadisimo con estar tan lejos, que se me figura no he de verte más, ahora estoy en estas porque me va mejor, pero lo mismo no el ir a Cádiz, no vivo siempre padeciendo los nervio, seguro decian algunos y otros que es un aneurisma, papá sigue tan bueno.
José María ha concluido este año, no se que hará después, él es el que mantiene la casa y me costea todo en este y a Rosa que está también. Agustín ayuda alguna cosa pero hasta pagar en totalidad no puede mucho y ahora ha estado muy malo en toxina.
Vicente lo protege un amigo tuyo y quiere lo reciba, este año por lo que anda en diligencias a ver como le pagan los años.

Ángel se examinó de tantos años en todos ha salido sobresaliente pues su aplicación es de lo que no hay. Eduardo es el mas desgraciado en el día pues a quebrado el comerciante donde estaba con que ya sabes de todos. La familia de Camacho están muy bien pues Pepe está en la Habana tiene tres duros diarios y todo es poco para sus padres y familia.
Te doy gracias por la felicitación de días y mil enhorabuena por todos los gastos de destino, pensión de familia y TT con papá, aunque nunca me escribes dile que no lo olvido , que le doy también tantas enhorabuenas y que deseo siga buena con su niñas a la que darás tantos besos y de parte de Rosa, recibiendo tu tantas expresiones como de mama, abuela y no te olvides de tu mama.

Rosa

Vivimos en Cádiz en la calle de la Zuazo donde escribirás o pondrás el sobre nº146 puerta de Doña María del Carmen antecoma, no dices nada de la mama de Paca, ya esta en esa, dale expresiones

miércoles, 17 de junio de 2015

Cuando vierte la abundancia

Cuando vierte la abundancia
su cuerno sobre la tierra,
todo es salud, hermosura,
contento, amor y riqueza.

De flores y ricos frutos
el fértil suelo se puebla,
de pájaros la enramada
y de ganados la vega

Goza el viejo de reposo,
el joven de amor y fuerza,
de alegre salud la infancia
y la mujer de belleza

José Velarde

miércoles, 3 de junio de 2015

Las ideas que bullen en mi mente

 Las ideas que bullen en mi mente,
como a las hojas secas del camino,
el aura las dispersa blandamente
y las junta en montón el torbellino

José Velarde

martes, 26 de mayo de 2015

El viento y el sol de Junio

El viento y el sol de Junio
la espiga granan y tuestan
y deshojadas las flores
en ricos frutos se truecan.
La sombra busca el buey tardo,
en los arroyos se abreva,
y al aguzarse las astas
los arboles descorteza.
Calla el ave, y sólo turba
el silencio de la vega
la cigarra, que al labriego
gozosa incita a la siega.

José Velarde

sábado, 23 de mayo de 2015

La poesía del Hogar

Conil desde el mar

A Grilo con motivo del nacimiento de su hija Magdalena

I

Con respeto y amor tu hogar contemplo,
Que al encanto dulcísimo del nido
Une la augusta majestad del templo.

En él no atruena el mundanal ruido,
Ni el mefítico ambiente se respira
De este social pantano corrompido.

De tierna madre, que de amor delira
Por el ser de su ser, se escucha el canto,
Dulce como el acorde de tu lira,

jueves, 7 de mayo de 2015

A la muerte de José Velarde

De todas las ternuras relicario
fue tu alma inmensa, que hasta Dios subía,
lámpara pura que perenne ardía
del hogar en el rico santuario!
Pobre, enfermo, medroso y visionario,
como el mundo de cárcel te servía,
la cruz de tu tenaz melancolía
te llevo hasta la cumbre del Calvario!
Con el crespón de la viudez cubierta
la madre de tus huérfanos, llorosa
pensando en tu amor como una muerta
------------ tan triste y tan hermosa
--------------------- rá a tu puerta
---omeran tus hijos y c-- esposa

Esta poesía esta incompleta porque el periodico donde pude encontrarla estaba roto en su parte final 

jueves, 30 de abril de 2015

Manuel de Palacio

A la memoria del malogrado poeta Don José Velarde
Fue cual la del relámpago su vida,
que a la vez nos encanta y nos aterra;
tropezó en las miserias de la tierra,
y a mas alto volar, mayor caída.
Con alma noble, de virtud henchida,
hizo a lo bajo y ruin constante guerra,
y aún, a través del mármol que le encierra,
conmueve su canción interrumpida.
Amó la luz, las aves y las flores,
la enervadora calma del estío,
del campo los murmullos y los colores, 
la oculta selva, el espumoso río...
todo cuanto recuerda sus amores,
mezclando su dolor al dolor mio!

sábado, 25 de abril de 2015

En Honor de Velarde


Anoche se dió en el teatro de la Princesa una función cuyos productos se dedican a remediar la desventura que sufre la familia del poeta D. José Velarde.
El teatro estaba brillantísimo, ocupando el palco regio la reina doña Isabel y la Infanta del mismo nombre.
Las damas encargadas de organizar la fiesta, duquesas de Alba y del Infantado, condesa viuda de Torrejón, Marquesa de Hoyos y doña Margarita Anduaga de Cabestany, pueden estar satisfechas.
Su iniciativa generosa será provechosísima.
Cedieron sus sueldos a favor de la viuda e hijos de Velarde, las artistas Maria Tubau, Antonia Contreras, Josefina Alvarez, Rosario Pino, Consuelo y Matilde Badillo, Natividad Blanco, Matilde Ortiz, y Remedio Egea, y señores Vico, Vallés, Manini, Manso, Peña, Perrín (D. A. y D. F.) Osuna y Galvez.
El autor de El tercer aniversario y el drama en un acto Arte y corazón, leyó unas preciosas décimas de Velarde el Sr. Perrín (D. Antonio), y en seguida la señora Contreras y el Sr. Vico procedieron a la lectura de varias poesias.

viernes, 24 de abril de 2015

Ruben Darío y Velarde

Anales de Literatura Hispanoamericana
Sergio Macías Brevis

Para un estudio del tema de lo oriental y en especial de la presencia árabe en la obra de Rubén Darío, hay que abordar puntos fundamentales como la formación cultural del nicaragüense a través de sus primeras lecturas.

El propio poeta confiesa que sus primeras lecturas: «Eran un Quijote, las obras de Moratín, Las Mil y una noches, la Biblia. Y en la Biblioteca Nacional las principales obras de casi todos los clásicos de nuestra lengua. En cuanto a las personas que le ayudaron en la selección de lecturas, fueron Fernando Velarde, Antonino Aragón y José Velarde.
Este último le deja profundas huellas también en el ámbito morisco, como con La venganza y La odalisca. Darío parece referirse a esas poesías caballerescas y moriscas de José Velarde:

Cuentos dulces, cuentos bravos,
de damas y caballeros,
de cantores y guerreros,
de señores y esclavos;
de bosques escandinavos
y alcázares de cristal;
cuentos de dicha inmortal,
divinos cuentos de amores
que revisten de colores
la fantasía Oriental

Esta informacion fue sacada de este enlace

sábado, 28 de marzo de 2015

Aromas de Azahar de Nina Basallote homenaje a José Velarde

La fuente nueva
Aromas de Azahar

El aire suena a misterio.
¿Qué será lo que dirá?
Es el alma de un poeta
que ofrece su recital.
Suena junto a la guitarra,
y no puedo descifrar
la letra de su poema,
¿Qué será lo que dirá?
¡Qué aire tan misterioso!
Si he podido adivinar
el deje de un conileño
que no conocí jamás.
Habla de su castillo,
de su tierra, de su mar,
de sus barcos de madera
y de su verde pinar,
de la torre Castilnovo,
del faro de Trafalgar,
de sus arenas doradas,
de su "trocito de cal",
¡de esa "cuna del alma"
que es su Conil natal!
¡Ay! José, José Velarde
yo te quisiera enviar
un rosario de poemas
con aromas de Azahar.

Nina Basallote     Conil

Publicado en la revista Azahar nº 15 Homenaje a José Velarde

domingo, 22 de febrero de 2015

Certamen sobre la Vida es Sueño de Pedro Calderón de la Barca

Para el aniversario de la Muerte de Calderón, en  La Ilustracion Española y Americana se publica este certamnen donde escribieron: Ventura Ruiz Aguilera, Manuel de Palacios, José Zorrilla, Narciso Campillo, Emilio Ferrari, Juan Jose Herranz, Carlos Frontaura, Jose Velarde, Marcos Zapata, Leopoldo Cano y Masas, y Eugenio Selles.

Velarde escribió:

No es la vida una ficción
Aunque así nos la hagan ver
Las falacias del placer
La fortuna y la ilusión.
Estos mismos sueños son,
Del existir, realidad;
Y como en eternidad
La muerte, al fin, se convierte,
Tan solo es sueño la muerte;
Sólo la vida es verdad.
José Velarde

lunes, 26 de enero de 2015

El Poeta Velarde

Recorte de prensa enviado por D, Jorge Ortega Velarde
Tiempo hacía que estaba muy quebrada la salud del inspirado autor de Fray Juan; pero, aún hace poco, nada hacia temer su próximo fin.
La muerte, no obstante, le ha arrebatado en plenitud de la vida, rodeando sus últimos instantes de circunstancias muy tristes, que aún hacen doblemente sensible su pérdida
Era Velarde natural de Conil, provincia de Cádiz, y bien reflejaba en su temperamento poético su origen meridional. Cursó la facultad de medicina en aquella ciudad, y pasó después á Sevilla, donde vivió algunos años.
Cuando vino, más adelante, a Madrid, había renunciado por completo al ejercicio de su carrera, y hallábase dedicado enteramente al cultivo de las letras.
Pronto adquirió en esta corte merecida fama. Sus veladas en el Ateneo proporcionaronle varios ruidosos triunfos, y desde luego adquirió gran número de lectores en España y en América.
Ni el espacio ni la premura con que escribimos estas lineas nos permiten ahora intentar el estudio que la obra literaria de Velarde merece.
Verdad es que en los principios de su carrera literaria se resentían sus composiciones acaso de la influencia que ejercían á la sazón, y aún ejercen, la inspiración y el estilo de Nuñez de Arce, como en años anteriores produjeron análogos efectos las Rimas de Becquer; pero no es menos exacto que luego adquirió Velarde notoria personalidad, revelando excelentes facultades como poeta descriptivo principalmente, y como versificador fácil, gallardo y brillante.
En sus tomos de poesias hay composiciones tan bellas como las célebres décimas A Dios, y su canto á la inundación de Murcia, por ejemplo. Sus poemas y leyendas Meditación ante unas ruinas, Fray Juan, Fernando de Laredo, La niña de Gomez Arias, El ultimo beso, El capitán García, La velada, La venganza y Alegría, son notables en general, y abundan en descripciones, imágenes y estrofas de verdadero mérito.
También escribió, en colaboración con el señor Cabestany, un drama en tres actos titulado Pedro el Bastardo, que se representó con éxito en el Teatro Español.
Velarde era persona de gran ilustración y trato muy ameno; leal y constante en sus afecciones como quien más.
Tenía muchos y buenos amigos. su muerte ha sido muy sentida, y merecía serlo.
Su madre vive aún. deja además en amargo duelo a su viuda y siete hijos. ¡Dios dé á su alma la paz por que tanto luchó en este mundo!

sábado, 17 de enero de 2015

La carta de Jorge L. Ortega Velarde

Mi nombre es Jorge Luis Ortega Velarde, soy argentino y descendiente de Agustín Velarde.

Mi bisabuela era hermana de José Velarde

Tengo en mi poder los recortes periodísticos que relatan la velada que se llevara a cabo en el Teatro La Princesa de la ciudad de Madrid, función realizada a beneficio de la viuda de José Velarde.

“Compartía el palco regio la Reina doña Isabel y la Infanta con el mismo nombre.

Las damas encargadas de organizar la fiesta, Duquesas de Alba y del Infantado, Condesa viuda de Torrejón, Marquesa de Hoyos y Doña Margarita Andoaga de  Cavestany, pueden estar satisfechas”.

Tanto los artistas y el autor donaron todo lo recaudado a favor de la viuda y sus hijos.

Enriqueta Velarde de Ortega, y Enrique Ortega, su marido vienen a la Argentina en la década de 1870, haciendo Enrique Ortega, mi bisabuelo. Una importantísima carrera periodística, muriendo en 1912 como subdirector del diario La Prensa, siendo por esa época el periódico de mayor tirada de habla hispana.

Estoy buscando los antecedentes de los Velarde.

También tengo una carta original a Demetrio Velarde, quien, creo, es el padre de Aguistín, el abuelo de José Velarde.

Le ruego que cualquier información que tuviese me la hiciera llegar por este medio.

Deseándole un muy próspero 2015.

Jorge Ortega Velarde.


jueves, 8 de enero de 2015

El Otoño

Playa de los Bateles
A mi querido amigo Manuel Benjumeda

I

El otoño es tristeza y agonía;
Todo en él languidece;
El luminar del día
Oblicuos rayos sin calor envía,
Se aparta del zenit y palidece.
En olvidado surco cae la hoja
Que sirvió de pomposa vestidura
Al árbol que de galas se despoja,
Siendo mudo esqueleto en la llanura;
La locuaz golondrina
Aterida de frío,
A más benigno suelo se encamina;
El agua del torrente enturbia el río,
La brisa se hace cierzo, silba y ruge,
El ave calla, se marchita el fruto,
El mar enronquecido sordo muge
Y amenazante aterra;
La nube tiene por el cielo el luto
Y un sudario de nieve por la tierra,
Y en el monte desierto
Oye el pastor temblando la campana
De la ermita lejana
Con fúnebre clamor tocando a muerto.