miércoles, 28 de agosto de 2013

Carta 2ª de Zorrilla a Velarde

Horno
2

Barcelona, 25 febr[er]o [1881]

Mi querido Velarde: le he escrito hace unos días una larga y alegre carta, escrita bajo la agradable impresión de la ultima suya. Temo que no la haya V. recibido, porque se la dejé al estanquero que me certificó el artículo del imparcial y recuerdo que no la eché yo mismo al buzón. Dígame V. si la ha recibido, y si no para reclamarla.

Hoy le escribo a V. en una situación amarguísima: he tenido que enviar a esa a mi mujer a que recoja el último suspiro de su padre, a quien, según telegrama de ayer 24 a las diez, iban a sacramentar a las II. Yo la he dado para irse todos los puñados de duros que aquí tenía; he escrito a Gasset y Artime para que no la retrasen el pago de los artículos y a un mi amigo muy antiguo que ahí tengo, que le habrá llevado mil rs. más . Aquí recogeré [otro] puñado de duros que mandarla, y no creo que la falte, aunque si entran los curas en la casa, todo es poco. Mi suegro debe haberse muerto al ver al primero.

jueves, 22 de agosto de 2013

Carta Iª de Zorrilla a Velarde

A Dávila
I

Barcelona, 19 febrero 1881

Mi querido Velarde: su carta de V. me ha hecho llorar, pero ¿qué menos podría yo hacer que dar a V. las gracias públicamente por la pública defensa que de mí hizo en su primer articulo?

Tengo el convencimiento, y lo creo en conciencia desde la primera poesía que de V. leí, de que es V. el primer poeta de la segunda mitad del siglo XIX.

Tiene V. la belleza de la forma, la corrección, de la palabra, la armonía de la versificación, y el lujo meridional de ideas de los mejores tiempos de su tierra.

Yo, que tengo sobre todos mis contemporáneos la ventaja de no tener envidia, ni soberbia, ni pesar del bien ajeno, tres vicios de nuestra época, le vi a V. surgir con el placer más sincero; y si hay alguno al que pueda llamarle regosijo de las musas es a V. que rebosa poesía por todos los poros. Sus versos de V. trascienden al azahar y las magnolias de las riberas del Wad-al-kebir: tiene la tendencia a cuajarse en forma clásica sin dejar de ondular y flotar vaporosos en el vago ambiente del indeterminado romanticismo; están llenos de pensamientos profundos y trascendentales, servidos en la salvilla de trasparente y valioso cristal de roca de una amenidad y franqueza de[dicción] que se bebe sin sentir como la ambrosía; no tiene V. aún género determinado, vacila V. aún entre el entusiasmo que se deja arrastrar libre, valiente y espontáneo por la propia inspiración y el vulgar instinto de seguir la corriente de lo que da dinero, bajo la forma en [que] el vulgo lo acepta. Hoy hace V. doloras, mañana dice V. «poemas»… Ni las doloras son dignas de V., que pica más alto, ni los poemas lo son, en la acepción clásica de la palabra. Poema es una voz griega que significa una composición que consta de todas las partes de que debe constar: un epigrama, un epitafio, un madrigal es un poema en este sentido; los que han introducido esta palabra como título de las modernas composiciones lo han hecho furtivamente, porque el vulgo crea que rayan en la altura del poema, que es el épico no más y que no es lo que hoy se hace; poema es toda composición, pero no se aplica más que al poema épico, a la gran narración de un hecho en cuya acción luchan los dos opuestos intereses de dos razas, de dos religiones, de dos banderas, de las cuales la vencedora crea una raza, una fe y una enseña nueva que tremola sobre la ruina, la gloria y la memoria de la raza vencida. Esto es un poema, es decir epopeya, y nosotros no tenemos más que Granada y Méjico: yo no supe hacer la primera, y García Gutiérrez no es ya hombre para la segunda.

domingo, 11 de agosto de 2013

En la carcel

Fosil

Tendido en el duro suelo
De un húmedo calabozo,
Duerme un criminal, tan malo
Como feroz es su rostro.

De guitarras y zambombas
Despiértale al alboroto,
Y - <<¡ Madrecita del alma! >> -
Dice, rompiendo en sollozos.

José Velade

viernes, 2 de agosto de 2013

¿Pasión o locura?


Extramuros
A Lola

Canto primero

El doctor que a mis males hace guerra
( En quien tengo una fe de mahometano),
Me dijo cierto día :- Amigo, es vano
Que pretenda curarse en esta tierra;
Si quiere verse pronto bueno y sano,
Váyase a tomar aires a la sierra.

(I) habiendo alcanzado con este poemilla tan prosaicamente escrito, allá en mis albores de poeta, más pláceme que con cuantas obras he dado después a la luz, y constándome que todavía hay quien lo retiene en la memoria y lo recita con cariño, se me ha hecho cargo de conciencia descartarlo de este libro, y más aún desfigurarlo a fuerza de lima.

Dejando en la ciudad el cuerpo en calma,
Fatigáis vuestra mente, y es forzoso,
Evitar otro ataque peligroso,
Dando al cuerpo trabajo y paz al alma.-
Y yo, que hasta al error tengo respeto,
Cuando sale de los labios de un sujeto
De años muchos y clara inteligencia,
Siguiendo el buen consejo de la ciencia,
Marché con voluntad muy decidida
A un pueblo que no nombro, con objeto
De alargar la carrera de mi vida.