miércoles, 29 de febrero de 2012

Andalucía

Patio C/ Cádiz

Una tarde.....................................
..................¿Qué hermosa no sería
Siendo de Mayo y en la patria mía?
Ni el país donde se alza el Himalaya,
Granítico atalaya
Que, levantado á la región del cielo,
No halla horizontes y la vista explaya
Cual astro en el zenit por todo el suelo;
Ni la comarca tropical salvaje
Que la luz de un sol tórrido caldea,
En cuyo seno el férvido oleaje
De un mar de lava ruge y serpentea,
Donde ríos, cual mares desbordados,

Se despeñan en rauda catarata,
Y los árboles suben enlazados
Á la nube que en rayos se desata;
Ni Italia, nido celestial de amores,
Tan fecundo en artistas como en flores,
Donde repiten en perpetuo idilio
Aves, brisas y lagos tembladores
Los dulcísimos versos de Virgilio,
Vencer pueden, en mágica armonía
De cánticos, aromas y colores,
Al edén celestial de Andalucía.

sábado, 25 de febrero de 2012

17ª Carta de José Velarde a Luis Montoto

Madrid 24 M[ar]zo [19]82
Queridísimo Luis: acabo de saber la inmensa desgracia que aflige a V. y le acompaño de todo corazón en ella, excusando frases que imposibles de consolar a la aflicción verdadera.
Ahora como siempre y mas que nunca cuente V. con su amigo verdadero que le compadece y le quiere mucho
Pepe Velarde 

Esta carta se conserva en la Bibliotea General de la Universidad de Sevilla

jueves, 23 de febrero de 2012

Boletín de la Real Academia de la Historia

Jalando la Jábega 1956

Boletín de la Real Academia de la Historia
III
Desde Conil

Con objeto de conocer y examinar los diversos monumentos e importantes documentos referentes a la fundación de esta villa, vino de esa capital (Cádiz) el ilustrado sacerdote y notable arqueólogo D. Vitorino Molina y Pastoriza.
El cual acompañado de algunos amigos, visitó el templo parroquial,conociendo y admirando la hermosa y artística Custodia, donada en 1721 por los ilustres hijos de esta villa D. Miguel Calderón de la Barca, virrey de indias, y por su señora, religiosa dama doña Josefa Pevidal.
Admiró también el Sr. Molina varias pinturas de notable y reconocido mérito, y muy en particular examinó la valiosa pila de estilo románico, colocada en el Baptisterio; de ella tomó medidas y algunos otros apuntes, pidiendo fotografía, que se le enviará.
Después pasó al exconvento de la Victoria, fundación de los Duques de Medina Sidonia, en 1496, admirando la notable pintura, debida, según se cree, al Inmortal Zurbaran, que presenta << El Descendimiento>>; examinó también muchos valiosos ornamentos de telas muy antiguas y otras notables de dicho templo.
En el Hospicio de la Misericordia, fundacion del señor Conde de las Cinco Torres, D. Sebastian Sánchez Franco, observó la notable escultura italiana que representa la aparición de la Virgen Santísima al siervo Juan Botta; aparición ocurrida en San Bernardo de Savona el 18 de Marzo de 1536, y que dió origen al titulo de Mater Misericordiae, con que al presente se venera.
Más tarde visitó el Histórico castilloTorre de Guzman, primitivo nombre de este pueblo, fundado por D. Alonso Pérez de Gúzmán, segun merced concedida en 4 de Abril de 1295 por el Rey Sancho IV.
en el recibió detalles de las diversas circunstancias por que dicho edificio ha atravesado después de la venta hecha por sus últimos poseedores los señores Duques de Medinaceli.
A causa de la premura del tiempo no pudo visitar La Chanca, residencia ordinaria de los Duques, lugar donde tuvo efecto la heroica hazaña del caballero veinticuatro Pedro Estopiñán, y que dio por ultimo resultado la conquista de Melilla en 17 de Noviembre de 1496.
De la Biblioteca parroquial tomó el Sr. Molina varios apuntes encontrados en el libro 31 de bautismo, folio 166, la partida del eminente poeta conileño D. José Velarde Justi considearado por algunos biógrafos como natural de Sevilla, tales son los eruditos escritores D. Miguel del Toro Gómez y D. Mario Roso de Luna, que asi lo afirman en su Diccionario Enciclopedico, año 1906.
Tambien tomó apuntes referentes a inscripciones grabadas en lápidas romanas que se encontraron a cinco Kilómetros de este pueblo el 17 de Septiembre de 1775 en la viña finca de D. Francisco Garcia Palomino; lápida de mármol, la que nos referimos, de varay tercio de largo, tres cuartos de ancho y media vara de grueso, con la siguiente inscripción:
D. M. S.
CORNELLAE P. F. MARCINAE
VIX. ANNO XXXXV. L. L. AGRI.
MARCELLUS ET
SEVERUS
FILI
MATRI INDULGENTISSIMAE.

También examinó varias monedas, algunas del Emperador romano Probo.
Muy complacido el Sr. Molina por la atenciones recibidas, marchó a la capital, despidiendole sus amigos hasta la lonja de Conil termino de este pueblo.
                                                                                                  Manuel Blanco

De el Correo de Cádiz 17 Agosto 1910.
Esta información se tomó del siguiente enlace

sábado, 18 de febrero de 2012

Teodomiro o la Cueva del Cristo

Conil

A MI PUEBLO

I

¿Que más fortuna
Que nacer español, oír en la cuna
El clamor de la mar alborotada,
Y abrir los ojos a la luz del día
Donde halle la mirada
Un cielo con el sol de Andalucía?

II

Jamás olvido
El modesto lugar donde he nacido:
De trafalgar las olas arrullaron
De mis primeros sueños la honda calma,
Y después despertaron
Rugiendo a las pasiones de mi alma

sábado, 4 de febrero de 2012

Lengua y Literatura Españolas (cuarto curso)

Editado 4/3/1950

Ejercicios prácticos con fragmentos de poemas de José Velarde que se hacían en la escuela

Analizar las figuras de pensamiento contenidas en los siguientes párrafos:

a)   Guarneciendo de una ría
      la entrada incierta y angosta,
      sobre un peñón de la costa
      que bate el mar noche y día,
      se alza gigante y sombría
      ancha torre secular.
b)
      Por no apartarse de la iglesia santa,
      el cementerio humilde de la aldea
      en medio de los vivos se levanta
      De negro barro y de ladrillo rojo
      un muro sin revoque le rodea,
      que ya del tiempo destructor despojo,
      a trechos está unido por bardales
      de apisonada tierra, donde crecen
      la pita, la chumbera y los zarzales.
      Y donde en verano florecen
      los espinos, majoletos y rosales.

Páginas 34 y 35

José Velarde: Leer poema completo - Fernando de Laredo -