martes, 27 de diciembre de 2011

La botica


Según telegrama de Madrid que publica ayer el Diario de Cádiz, ha muerto en la corte el ilustre poeta José Velarde, hijo de Conil, donde viven algunos parientes suyos.
A tan apreciable familia, de la que forma parte nuestro querido amigo D. Rafael Ramirez Arias, farmacéutico de dicha villa, enviamos la expresión de nuestro sentimiento por tan sensible pérdida que ha de ser llorada por la literatura patria. 

Contribución territorial anual 1881-82
Nº 327 - De la parte de casa C/ Botica nº 9 Pesetas 9,36

viernes, 23 de diciembre de 2011

Apuntes de Nochebuena


El Portillo
A mi querido amigo Juan López Valdemoro

I

EL INVIERNO

I

Tan sólo aquello que entristece ó daña
Con vida y fuerza en el invierno frío,
El ciprés, el abrojo y la cizaña.

Seco está el bosque y el nidal vacío,
La fuente pura convertida en hielo,
Muda la alondra, desbordado el río;

sábado, 17 de diciembre de 2011

14ª Carta de José Velarde a Luis Montoto

Madrid 5 Enero [18]81
Querido Luis: mil y mil enhorabuena por el feliz alumbramiento de su mujer. Yo estoy esperando el de la mía de un día a otro.
Felicidades para todo el año.
Y mil y mil enhorabuena por la grandísima elevación de V. en la Academia de buena, y gorda,
He buscado por todas partes sin encontrarlo el resumen de Revilla. El Bibliotecario del ateneo que es un prodigio de memoria me asegura que no llegó a publicarse y así debe de ser cuando ni rastro de el existe en dicho centro a donde va todo lo nuevo que se publica.
El tema por V. escogido me gusta mucho y creo que el trabajo que V. haga sobre él será de primer orden, dado su buen gusto crítico y sus conocimientos.
Las opiniones que por aquí corren contradictorias en muchos puntos convienen sin embargo en que la poesía lírica de este siglo aventaja con mucho a la de los anteriores
Y ahora voy yo a meter los pies en el plato y a decir a V. lo que se me ocurre sobre el caso.
Prepárese V. a oír disparates.
Creo que la poesía lírica no ha sido nuestro fuerte nunca. No hemos tenido en ella figuras como Calderón y Cervantes en la dramática y en la novela
Ni Fray Luis ni Herrera ni Rioja están a la altura de un Homero de un Virgilio, un Dante, ni Camoens ni Byron ni mucho menos y desde aquel tiempo al presente pare V. de contar no asoma la cabeza ni una medianía
En este siglo toma gran vuelo. Veamos a sus principales mantenedores.
No hablemos de Ariane, Reinoso, Moratn λ
Quintana inspirado mas que correcto es patriotero mas que patriota tiene algo de progresista y no hay hoy quien tenga paciencia de leerse una declamatoria de o hinchadas hipérboles
Gallego correctísimo es más frío que la nieve y solo tiene de poeta la deserción.
Espronceda imitador de Byron es una gran personalidad lírica y con Zorrilla comparten el cetro de ella. Zorrilla poeta de las entrañas del pueblo, tendrá mas vida que todo a pesar de sus incorrecciones y desmayos.
Campoamor quedará como gran innovador y si su forma no fuera tan mala sus obras serian eternas; pero con el tiempo, las excentricidades que hoy se alaban en él y sus chocheces y tonterías, se olvidaran por completo y le harán gran daño a su reputación. Y sin embargo o mejor dicho pudo ser el mayor poeta del siglo, si no se hubiese guillado.
Núñez de Arce tiene gran virilidad es correcto levantado y grande pero carece de claro océano y de sentimiento y no hay temor de que le descarrié la inspiración. El cielo de su obra es siempre gris y apenas si halla otras imágenes que las de la tempestad y el mar, nada menos por cierto. Sus ideas sobre poesía son erróneas. No es posible poner a la poesía a las órdenes de Sagasta en el partido constitucional. El poeta político para ser grande o ha de ser furioso absolutista o demócrata rabioso pero no doctrinario
Si Núñez de Arce tuviere la inspiración de Zorrilla o de Campoamor, tendríamos en él al gran Lírico que España no ha logrado tener aun.
La poesía lírica no debe darse en resolver problemas trascendentales ni a mejorar las necesidades ni a pintar las costumbres de su tiempo; pues costumbres y problemas y mejoramientos sociales pasan llevándose consigo al olvido a sus cantores, debe cantar solo sentimientos y pasiones universales y de todo tiempo; eso es lo único que hace vivir a las obras de arte.
Dejémonos de poesías científicas.
De la Divina Comedia no se puede tomar ni su teología ni su filosofía, ni sus alusiones a las costumbres de entonces sino como curiosidades para el erudito y el historiador la poesía está solo en las descripciones de la naturaleza y en las pasiones de G[]cerca de Ugolino y de los demás condenados.
Lo mismo para con el Fausto descartado de dicho poema el episodio de los amores de Margarita lo que resta es una serie de tonterías inaguantables.
Y no escribo más porque ya he disparatado bastante y por que al empezar la carta ha entrado visita y estoy sosteniendo una conversación a la par que escribo.
Adiós amigo mío, póngame a los pies de su mujer bese a los chiquitines y reciba un abrazo de su a[migo]
Pepe

Esta carta se conserva en la Bibliotea General de la Universidad de Sevilla

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Tempestades


A mi querido amigo y maestro el insigne poeta
Don Manuel Cañete

I

Como produce estancamiento insano,
Si es duradera, la apacible calma,
Amo la tempestad embravecida,
Que esparce los efluvios de la vida
Al romper en los cielos o en el alma.

II

El rugiente Océano,
Cuando lo azotan roncos vendavales,
Se corona magnífico de espumas,
Cuaja en su seno perlas y corales
Y vida emana levantando brumas.
El pantano sereno,
Traidor oculto bajo verde lama,
Asilo es del reptil y forma el cieno,
Que, impalpable, mortífero veneno
Por la tranquila atmósfera derrama.

domingo, 11 de diciembre de 2011

La desconfiaza vista por Esther Riobo

Cuadro de Alfonso Lobatón Roldán
La Desconfianza

Buscaba yo uno de mis poemas preferidos de José de Velarde, en ese libro del año 1886 que se cae de puro antiguo, cuando di con otro que refleja bien las luchas internas de este antepasado mío, a quien conozco como puedo, adivinándole el alma a través de las líneas. He aquí un fragmento de La Desconfianza, un cuento en forma de poema que ofrece una buena reflexión sobre el conflicto entre el deber y el deseo. Es Leonora, el personaje central, quien habla:

.Espíritu del hombre a quien he amado,
Que tampoco me has visto, y que me quieres,
Pues cual yo te soñé, me habrás soñado,
Conversar un momento necesito,
Para morir en paz, para dar calma,
A la lucha moral en que me agito (...)

Tú, que gimes cual yo, en el desconsuelo
Sosteniendo una lucha insostenible.
¿Es un crimen amar? ¿Es la esperanza
En las dichas terrenas torpe engaño? (...)

¿Debemos sofocar dentro del alma
El ciego impulso que a gozar nos guía?
¿No hay en la Tierra paz, dicha ni calma,
Ni se pueden hallar en armonía
La razón y el instinto, y los deberes
Con el amor al mundo y sus placeres?

Lo ignoro; sólo sé que envenenada
Por la amarga ponzoña de la duda,
He vivido en la tierra desdichada,
De esperanza, de fe, de amor desnuda.

Que al alma, en las pasiones con que lidio,
Maltraté con rudeza abominable,
Y el martirio del alma es un suicidio,
Un suicidio moral imperdonable.

.¿A que es bonito?

Publicado en el blog Letras y Recortes

miércoles, 7 de diciembre de 2011

A Murillo

Antiguo Mercado de Abastos
I

Los dulces tonos con que apunta el día,
Del campo florido los colores,
Los vívidos cambiantes y fulgores
En que quiebra a la luz la pedrería,
Todo cuanto es matiz, destello o brillo,
Hasta el sol de la hermosa Andalucía,
Resplandece en los lienzos de Murillo.
En ellos interpreta
El humano ó divino sentimiento,
Con la luz, con la fe, con el aliento
Del pintor, del cristiano y del poeta.